Aunque este año se está retrasando el tiempo veraniego, dentro de nada nos enfrentaremos a las altas temperaturas y a las repetidas olas de calor que pueden darnos más de un disgusto sino nos preparamos bien para afrontarlas.

Una de las principales complicaciones en el verano, que puede tener un fatal desenlace, es el golpe de calor.

Un golpe de calor es el incremento de la temperatura corporal como consecuencia de una exposición prolongada al sol, a altas temperaturas o a la realización de un esfuerzo físico intenso en ambientes calurosos, muy húmedos o con poca ventilación.

Los niños son uno de los grupos de mayor riesgo de sufrir uno de estos golpes de calor, sobre todo los lactantes y menores de 4 años, pues sus cuerpos tienen menor capacidad de regular la temperatura y no son capaces de expresar que tienen sed.

Es fundamental reconocer los síntomas de un golpe de calor para poder reaccionar a tiempo y ponerle solución lo antes posible.

Los siguientes síntomas son algunos de los indicios de alerta que deben hacernos pensar que estamos ante un golpe de calor:

  • Dolor de cabeza y mareos.
  • Sed intensa y sequedad en la boca.
  • Debilidad muscular y calambres.
  • Nauseas o vómitos.
  • Respiración rápida y superficial.
  • Irritabilidad.
  • Aumento de la sudoración.
  • Piel fría y húmeda.
  • Aumento de la temperatura corporal.

Las enfermeras escolares de SchoolNurses ya están dando consejos y recomendaciones a la comunidad escolar para combatir y evitar los golpes de calor:

  • Bebe agua durante todo el día, de forma constante, incluso sin tener sed, evitando las bebidas azucaradas. Un consejo: si llevamos una botella de agua mineral con nosotros nos acordaremos de beber agua.
  • Evita realizar comidas copiosas y calientes.
  • Refréscate con frecuencia: mojarse la cara, manos y nuca, así como tomar duchas o baños puede ayudarte a mantener la termorregulación de tu organismo.
  • Elige lugares frescos y ventilados, sobre todo en las horas de calor más intenso.
  • Utiliza ropa ligera y de color claro, que atrae menos el sol, y calzado frescoque permita la transpiración y reduzca la sudoración.
  • No realices ejercicio intenso ni actividades al aire libre en las horas de mayor temperatura.
  • Ventila tu coche antes de subirte.

Ventila tu coche

Y cuando salgas a la calle no olvides protegerte del sol con una gorra, sombrero o pañuelo, usar gafas con absorción de rayos UV y emplea crema con filtros solares (a partir de FPS 15) para proteger e hidratar tu piel.

Recuerda que si crees que alguien está sufriendo un golpe de calor debes contactar con el servicio de emergencias y tratar de bajar su temperatura corporal, y si su estado lo permite tratar de hidratarle por vía oral.

Recomendaciones ante un golpe de calor

Share This